7 hábitos que hacen rendir menos tu dinero

0
2121

Existen comportamientos que a veces vemos muy normales, pero que al analizarlos más profundamente nos damos cuenta de que solo traen grandes problemas para nuestra economía

 Para ir directamente al grano, en este artículo queremos contarte sobre 7 hábitos o comportamientos que practicas y que quizás, nunca te has detenido a pensar en lo perjudiciales que pueden ser para tu economía.

El objetivo fundamental en esta ocasión es hacerte más consciente de ellos, de esta manera podrás controlarlos con mayor facilidad:

1.Comer fuera de casa

Salir a comer es uno de los gastos más comunes, y quizás más mal manejados que día a día realizas. Para nadie es un secreto que mes a mes destinas una parte de tus ingresos para comprar alimentos en casa, sin contemplar que muchas veces decides no llevar tu comida al trabajo y optas por comprarte algo en un restaurante cercano.

Pues bien, este hábito hace que el dinero que destinas para alimentación se triplique, gastando así, más del doble de lo que tenías planeado y representa un incremento muy grande en tus egresos. Nuestra recomendación es que adquieras el hábito de llevar tu comida diaria, de esta manera empezarás a notar cómo tu bolsillo se comporta diferente.

2.Decir sí a todas las invitaciones

Sabemos que no hay nada más incomodo que te inviten a un lugar y tengas que decir: ¡no puedo, estoy corto de dinero!, sin embargo, aceptar esta realidad te puede ayudar a ahorrar más dinero de lo que piensas y a ser más consciente de tu economía real.

En este caso, puedes contemplar dentro de tus gastos fijos mensuales un porcentaje de dinero para 1 ó 2 posibles invitaciones. Esto va a hacer que no te prives de lo que más te gusta, pero al tiempo a controlarlo de una forma fácil, sencilla y acorde a tus finanzas.

3. Comprar por impulso

Este punto, es quizás uno de los más reiterativos, pero es una realidad, muchas veces salimos con la plena certeza de que no tenemos dinero para gastar en cosas inoficiosas. Sin embargo, si se nos cruza algo que nos gusta, lo compramos de inmediato, así no tengamos claro en qué podemos usarlo o cuál es su utilidad en nuestra vida.

Comprar por impulso te hace desajustar el dinero que ya tenías destinado para algo y retrasar su pago, te hace pedir prestado para cubrir la compra o te llena de preocupaciones a largo plazo que te impiden tener paz y sentir que tu dinero nunca alcanza para nada.

4. No tener claridad sobre tus deudas

Planear es la palabra clave de este punto, a veces te da miedo enfrentarte a tu realidad financiera y evades lo más que puedes hacer cuentas reales de tus deudas y pagos pendientes. Sin embargo, esta no es la mejor solución, porque en el momento en que menos lo pienses, tendrás todos los pagos pendientes y será muy difícil para ti reaccionar.

Una recomendación eficaz en este punto es tener una libreta en la que apuntes cada uno de tus gastos fijos, deudas y gastos variables, además de tus ingresos totales, de esta manera podrás con exactitud cuál es tu dinero real y podrás distribuirlo de la mejor manera.

5. Aparentar el nivel de vida que no tienes

Este punto está un poco ligado a decir sí a todos los planes, sin embargo, implica un entendimiento un poco más amplio. Aquí aplica la frase: no gastes más de lo que te ganas, pues de esta manera vas a verte envuelto en un callejón sin salida en el que te sentirás muy presionado.

Gasta a tu medida, no trates de excederte en tus gastos únicamente por quedar bien con las personas que te hacen invitaciones o que socialmente te presionan para que asistas o participes de estas actividades, te vistas de cierta manera o vivas en un lugar lindo pero en el cual te sientes ahogado a la hora de pagar.

6. Gastar el dinero extra que te consigues

Generalmente durante el mes surge dinero de manera intempestiva, sea porque hagas un trabajo adicional o te paguen un dinero que ya dabas por perdido, lo ideal sería que este dinero lo ahorraras y mantuvieras separado de tus obligaciones fijas, de esta manera tendrías una caja de emergencia que podría sacarte de apuros.

Este ideal pocas veces se hace, pues lo primero que sucede es que gastas este dinero en lo primero que ves, haciendo que lo que conseguiste no haya tenido un fin que realmente valiera la pena.

7. Prestar altos montos de dinero para dar solución a emergencias

Las emergencias surgen sin avisar y a veces no te da tiempo de reaccionar, eso lo tenemos claro. Sin embargo, lo peor que puedes hacer en ese momento es solicitar grandes montos de dinero para resolver el problema que se te ha presentado, pues de esta manera, lo único que haces es incrementar tus gastos fijos mensuales.

Una alternativa es solicitar créditos de bajo monto que puedas pagar de una manera inmediata, de esta manera no se afectan mucho tus ingresos y puedes solucionar el problema que surgió.

Solicita tu Préstamo aquí

Recuerda que en Rapicredit te prestamos para lo que necesites desde donde lo necesites, nos gusta hacerte la vida más sencilla y sacarte de esos apuros que a veces suelen presentarse.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here