¿Qué tipos de contrato hay y para qué sirve cada uno de ellos?

0
185

Uno de los factores que más afectan la economía de tu hogar, es el contrato con el cual trabajas actualmente, pues de este depende la estabilidad o inestabilidad de tus finanzas. Hoy conocerás qué tipos de contrato hay y sus beneficios.

En el artículo de hoy nos centraremos en contratos laborales, al hablarte de ellos nuestra intención es que además de aprender qué tipos de contratos hay, puedas definir cuál es el más beneficioso para ti, o el última instancia, entender de una forma más clara de qué te hablarán tus futuros empleadores.

Lo primero que debes saber entonces, es que un contrato laboral o contrato de trabajo es aquel en el que una persona natural (tu como empleado) está a cargo – o tiene la responsabilidad – de prestar un servicio a una persona natural o jurídica (tu como empleador o jefe) con la condición de recibir una remuneración o salario por el trabajo realizado.

Después de entender lo que legalmente significa tener un contrato, te contaremos entonces qué tipos de contrato hay, ¡presta especial atención y toma atenta nota!:

1. Contrato a término fijo

Este contrato, desde que se firma, ya tiene una fecha de finalización, sin embargo, puede renovarse automáticamente cada que la fecha se venza o esté próxima a vencerse.

En un contrato a término fijo como empleado tienes derecho a tus primas de mitad y fin de año, al pago de tus cesantías, salud y fondo de pensión. Como obligación debes cumplir con los requisitos que estipule tu nuevo empleador. Las vacaciones se definirán durante el tiempo de corte del contrato y la posible renovación.

2. Contrato a término indefinido

Este tipo de contrato nace sin haberse determinado una fecha de terminación, es decir, es por tiempo ilimitado, o como su nombre lo indica, indefinido.

Con este tipo de contrato, los empleados tendrán derecho a vacaciones anuales conciliadas, pago de primas a mitad y final de año, liquidación al finalizar el contrato y pago de pensión, salud y cesantías. A cambio, debes cumplir con las tareas y funciones que estipules con tu empleador.

3. Contrato por prestación de servicios

Es el contrato más controversial de todos, su tiempo de duración varía dependiendo del tiempo que se tarde el proyecto o trabajo para el que te contrataron en ejecutarse.

Tu servicio será utilizado solo mientras se ejecuta un proyecto, esa será la duración de tu contrato. Durante este tiempo únicamente te pagarán la cantidad de dinero acordado desde el inicio con el empleador, más no te pagarán: liquidación, EPS, pensión y cesantías. Esto se debe a que tu vínculo con la empresa no es directo, sino que eres un proveedor y por ende indirecto.

Estos 3 son los contratos más comunes que existen, y con los que seguramente ya habrás tenido algún tipo de duración, sin embargo, es importante que aprendas a reconocerlos, para que en el momento de firmar, sepas con exactitud las implicaciones de la decisión que estás tomando.

Los 3 son completamente válidos y están amparados por el Ministerio del Trabajo, su diferencia radica en el tiempo y en los beneficios que tienes como empleado. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here